Advertisement
A+ | A- | Normal
Pullman Bus - Pedro Farias

A los 12 años limpiaba micros en Cartagena. Luego de ahorrar durante cuatro años compró su primera máquina por 250 mil pesos.

 

 

Más de mil buses de última generación, 500 camiones, terminales en diferentes ciudades del país, cinco mil empleados e inversiones anuales por 13 millones de dólares. Ese es el imperio que logro construir Pedro Farias, un niño que limpiaba micros y que llegó a ser dueño de una de las empresas de buses mas importantes de Chile.

Nacido el Llolleo hace 70 anos, para él ha llegado el momento de delegar responsabilidades. "Este es el mundo de los jóvenes, nosotros vamos en picada al cementerio y por eso prefiero entregarle de a poco la administración de las empresas a mi hijo mayor", explica.

Los orígenes empresariales de Pedro Farias se remontan al año 1945 cuando con solo 12 anos partió limpiando las micros que corrían entre San Antonio y Cartagena: "Mi papa trabajaba en la pavimentación del acceso al terminal de esas micros, que se llamaban Góndolas. A veces los choferes me llamaban para limpiar las maquinas. Un tiempo después entre a trabajar en serio como auxiliar y empecé a conocer el tejemaneje de los buses", relata.

Su primera Góndola vino luego de cuatro anos como auxiliar, en los que pudo ahorrar 45 mil pesos. "Era una Ford del ano 42 con carrocería de madera. La trabaje durante todo el verano y con eso pude juntar lo que me faltaba para pagar los 250 mil pesos que me costo. En ese momento deje de estudiar y trabajaba como auxiliar en mi propia maquina", recuerda entre risas, dejando a la vista sus dos relojes, "Es una mana mía", se justifica.

A la caza de Pullman

El año 60 vino un salto considerable. Compro tres maquinas nuevas y se fue a Santiago a trabajar en la Matadero-Palma. "Al año siguiente ya tenia otro poco de plata y me compre ocho micros nuevas".Con esa flota, el empresario incursionó por primera vez en un servicio interurbano: Santiago - San Antonio. Este desafió era de palabras mayores, su pequeña empresa "Vía Mar", de once buses, debería competir con las 22 de "Buses Horizonte" y además contra el gigante y poderoso de esa ruta, Pullman Bus, con sus cerca de 100 maquinas.

Según recuerda Pedro Farias, un par de años después se asoció con "Buses Horizonte", lo que le permitió competir con mayor igualdad de condiciones frente Pullman Bus, empresa que finalmente compro en 1980.

- ¿Que recuerda del servicio en esos años?
- En ese tiempo no había terminales de buses, se salía de cualquier parte y necesitábamos tener uno. En 1983 compramos la Lechería Las Delicias y construimos lo que ahora es el Terminal de Buses Alameda.

La sombra de Tur-Bus

Contrario a lo que se piensa, antes que la legendaria disputa con Tur Bus por la primacía en el mercado nacional se desatara, ambas empresas estaban asociadas, cuando Tur Bus, por falta de capital fresco, necesito un socio para la inversión.

La empresa de Jesús Díaz Martínez aporto el 60% del dinero necesario, por lo que se quedo con la parte más grande del terminal

.- ¿De que manera evaluaría esta competencia en la actualidad?
- Todo este tiempo hemos trabajado de la mano con Tur Bus, porque siempre ha habido pasajeros para todos y siempre tratamos de no toparnos en los destinos, el problema es que ahora tenemos que seguir creciendo y por ahí nos encontramos, pero la relaciones siguen buenas con ellos.

- ¿Cómo es dejarle a su hijo una responsabilidad que Ud. llevo tantos años?
- El ya toma como el 60% de las decisiones importantes y una vez que lo vea mas preparado le voy a entregar todo y yo me voy pa’ la casa.Además del transporte interurbano, cabe destacar que el empresario, tiene desde 1983 Pullman Cargo, así como el transporte de personal de la gran minería, negocio que en la actualidad ocupa unos 300 buses de primer nivel.

Los desafíos para el heredero

Luis Pedro Farias es el heredero del imperio Pullman. Con 35 años y soltero, este abogado y MBA en administración, ya es el gerente general de las empresas.

“Desde que nacía sabia que iba a seguir con este negocio”, asegura con orgullo y serenidad, al tiempo que explica lo que para él son los principales desafíos.“Entre lo que me toca está el mejorar el servicio a bordo, la atención a los pasajeros, que la venta de pasajes sea amable; aumentar la condiciones de seguridad y comodidad. Todo para consolidarnos a nivel nacional”, asegura Pedro Farias hijo.

“Para eso se renuevan todos los años y se hacen inversiones. Por ejemplo, se compran anualmente 80 buses, lo que significa una inversión de 10 millones de dólares”, detalla, añadiendo que no escatiman en gastos cuando se trata de una inversión segura.

“La empresa tiene un gimnasio para ejercicios de pausa, lo que les permite a los conductores relajarse antes y después de empezar a manejar. Todo esto hay que hacerlo porque el publico chileno se ha puesto mas exigente y pide un servicio mejor”.

 
< Anterior   Siguiente >

Vea tambien...

Mitsubishi Fuso R32

Después de ver todo el caos que trajo la mala implementación del sistema Transantiago y sus largos buses articulados, recordamos un modelo que verdaderamente hizo historia y marcó a varias generaciones en Chile, brindando servicios por casi 20 años con una calidad excepcional. Gracias a la experiencia ganada tras producir el Fuso R32, la fábrica japonesa pudo desarrollar el R400 que significó el despegue de esta área de Mitsubishi.

Leer más...

Mercedes Benz O-302

Transcurría 1965 en Europa y Mercedes Benz ya estaba en hora de lanzar al mercado la renovación de sus modelos de buses, había que poner rápidamente el recambio, el cual por supuesto siguió la continuidad de línea de su antecesor, pero esta vez con algo más “universal”.

Leer más...

El pequeño O-319

Todo se dio inicio con el midibus O-319 el cual fue introducido en 1956 y substituido por el O309 en 1967. Este modelo podia transportar sentados entre 15 y 20 personas y estaba disponibles en muchas dimensiones y con varios tipos de motor.

Leer más...